Desde mi ventana II

En el mes de agosto leí una noticia en dos periódicos que se celebraba el 40 aniversario de la constitución del primer y único -Club de Natación Xàtiva- que ha existido en nuestra ciudad. Promovido por un antiguo miembro del club, se citaron en un restaurante gran parte de los supervivientes de aquel club que tantas satisfacciones nos dieron a las personas amantes de este deporte. Y como resultado de aquella celebración, se van a hacer las gestiones necesarias para recuperar y promocionar la natación de competición en nuestra ciudad.
Hasta aquí, todo “chachi piruli”. Pero he de preguntar lo siguiente ¿Por qué desapareció el club de natación? Si al final, que espero que sí, se reconstituye el club de nación ¿Dónde van a entrenar? ¿Habrá apoyo por parte del Ayuntamiento, Concejalía de Deportes? Recordemos que, la estupenda piscina olímpica “Murta”, murió después de una larga enfermedad que duró dos décadas. O nos podríamos preguntar ¿Realmente se murió o la mataron? En resumidas cuentas, la cuestión es que con un pequeño esfuerzo en época de bonanza económica como era cuando se produjo la defunción, hoy tendríamos una piscina digna para una ciudad como la nuestra, pero cuando imperan los intereses económicos privados sobre los públicos, llegamos a esta situación.
Recuerdo que en la legislatura política anterior, la oposición en el Ayuntamiento estuvo insistiendo en que la piscina Murta se rehabilitara y se cubriera para poder utilizarla durante todo el año, y se promocionara para que los ciudadanos, por un módico precio, disfrutaran de esa piscina practicando el deporte más completo que se conoce. Tanto debieron insistir, que al final decidieron eliminar la posible competencia de las dos piscinas privadas que existen en nuestra ciudad, transformándola en un “parque acuático de la señorita Pepis”. Y para acabarlo de arreglar, se está construyendo la que sus promotores la llaman “LA CIUDAD DEL DEPORTE” sin que se construya ninguna piscina cubierta, relentizando su construcción, para que esté terminada y pueda inaugurarse en vísperas de las próximas elecciones municipales, privando, mientras tanto, la práctica del deporte en Xàtiva.
Pongamos todos perejil a San Pancracio, y pidámosle que nos conceda el beneplácito de tener una piscina cubierta y digna como Xàtiva y los setabenses se merecen, ya que los políticos que nos gobiernan, no parece que estén por la labor. AMEN