Desde mi ventana IV

¡Hola vecinos del Barri Nord-Oest!:
Hoy quiero contaros que, a pesar de que ya tengo unos años, la sociedad no deja de sorprenderme por sus acciones y comportamientos, es decir, nos quejamos de no tener una ciudad lo suficientemente limpia y la ensuciamos sin tener conciencia del daño y costes que de esa acción se derivan. Voy a poneros unos ejemplos: están sentados en un banco de la vía pública unas personas de edad “X” comiendo lo que sea teniendo una papelera a tres metros y los desperdicios los tiran al suelo; en el barrio tenéis una pista deportiva y los jóvenes que allí juegan, hacen pintadas en las paredes y rompen las vallas, ¿A caso es preciso y necesario hacer esas acciones para divertirse? Está paseando un/a vecino/a a su perro por la vía pública y como es lógico, el animal tiene que hacer sus necesidades, pero la mayoría no las recogen (en su casa sí, pero en la calle no).
El pasado mes de julio estuve en la última actuación de “Nits al Castell” disfrutando del espectáculo y, aunque no me gustó todo el concierto, me mantuve hasta el final porque al fin y al cabo, es música y el entorno es especial, pero cuando la artista anunció que iba a cantar la última canción, casi la mitad del público que no llenó el aforo, comenzó a levantarse de sus asientos y marchó hacia la puerta para subirse al primer viaje del autobús y el trenet. Conforme iba ocurriendo esto, había que ver la cara de la artista.
No concibo como es posible que hayan personas con tan poco respeto hacia una artista que se marchen sin haber terminado su recital. Se me caía la cara de vergüenza ¿Qué pensaría esta artista del pueblo de Xàtiva? No quiero ni pensarlo.
Después, cuando salimos al estacionamiento, la gente se agolpaba en la cola para subir al transporte, y al llegar el autobús y el trenet, la gente se lanzó como una marabunta con apretones y empujones para pillar sitio. Esto me recordó al ganado cuando sale del corral para ir al prado a alimentarse.
Parece mentira que seamos personas con capacidad de raciocinio que es lo que nos diferencia del resto de animales. Me cuesta entender el porqué de este comportamiento y porqué el Ayuntamiento no es capaz de organizar mejor estos eventos. Claro, ellos suben con sus coches y el resto que se apañen.