¿Sabías que…? Mazmorras del Castillo de Xàtiva

Las mazmorras del Castillo de Xàtiva tuvieron como “huéspedes” a personajes ilustres. Por pertenecer a la Corona, por su posición estratégica y por ser de los más fuertes y seguros de la Corona de Aragón, el castillo fue utilizado como prisión política. En él fueron encerrados los enemigos políticos contrarios al poder establecido.

A pesar de ser un castillo de los más seguros, no fue impedimento para que alguno de sus moradores forzosos intentara la fuga aunque no consta que alguien lo consiguiera.

Aunque como ha ocurrido, ocurre y ocurrirá siempre, no todos los reos estaban en las profundas mazmorras del castillo sino todo lo contrario, muchos se paseaban libremente por sus estancias disfrutando de un trato de favor.

En la conocida como “Prisión fosca” o “Mazmorra del Conde de Urgell” estuvieron encerrados la mayoría de los presos del castillo.

Entre éstos, tenemos noticias de los siguientes: los infantes de la Cerda, Alfonso y Fernando (1278-1286); Domingo Martí (1290); Jaime IV, rey de Mallorca (1349); el conde de Passanet (1398-1412); el cautivo siciliano (1416); el conde de Urgell (1426-1433); Martín Díez de Aux, Justicia de Aragón (1440), etc.

Entre éstos cabe destacar al margen del Conde de Urgell a los infantes de la Cerda, Alfonso y Fernando, y a Jaime IV, rey de Mallorca, a los que nos referiremos a continuación.

En primer lugar, Alfonso de La Cerda, (Valladolid, 1270 – Piedrahita, 1327), conocido como “el Desheredado”, fue Infante de Castilla y Barón de Lunel. Hijo mayor del infante Fernando “el de la Cerda” de Castilla y León (1255 – 1275), quien toma el apodo de la Cerda por haber nacido con un pelo grueso en la espalda, y de su esposa Blanca de

Francia (1253 – 1320). Fue el genearca del

linaje La Cerda, uno de los cuatro surgidos de la monarquía castellana durante el siglo XIII.

Cuando murió su padre Fernando en 1275, su abuela la reina Violante llevó a Alfonso a Aragón junto con su entonces recién nacido hermano, el infante Fernando. Allí fue criado durante 13 años en la fortaleza de Xàtiva como virtual prisionero del rey Pedro III de Aragón, su tío-abuelo.

Su abuelo, el rey Alfonso X de Castilla, lo había designado su sucesor, pero a su muerte en 1284, cuando Alfonso contaba sólo 14 años, el trono le fue usurpado por su tío Sancho, quien reinaría como Sancho IV “el Bravo”.

En cuanto a Fernando de La Cerda, (¿?, 1275 – ¿?, 1 de junio de 1322), hermano del anterior e hijo del Infante don Fernando de la Cerda, hijo de Alfonso X el Sabio y de Blanca de Francia, fue Infante de Castilla.

En lo que se refiere a Jaime IV de Mallorca, nació en Montpellier (Francia) en 1337 murió en la villa de Almazán (Soria) en 1375, y fue rey de Mallorca.

Hijo y sucesor de Jaime III de Mallorca y de Constanza de Aragón, a la muerte de su padre en la batalla de Llucmajor (1349) se convirtió, al menos nominalmente, en rey de Mallorca. Además, era también príncipe de Morea, conde de Clarença y barón de Matagrifó.

Después de la batalla de Llucmajor, en la que fue herido, Pedro el Ceremonioso le hizo prisionero, junto con la reina Violante de Vilaragut y su hermana Isabel. Estaría preso en el castillo de Xàtiva y en el Castell Nou de Barcelona, hasta que en 1362 consiguió huir.

Rafael Gómez Guerola (Alcoi)