¿Sabías que…? Joan Fuster i Ortells

SUECA (VALENCIA) 1922-1992

 

Joan Fuster i Ortells nació en la ciudad de Sueca, capital de la Ribera Baixa, el 23 de noviembre de 1922 y allí murió el 21 de junio de 1992.

Su familia era de campesinos. La primera excepción fue su padre, que aprendió el oficio de tallista y fabricante de imágenes en talleres de Valencia. Después, en el pueblo, además de dar clases de dibujo en centros privados, tuvo esta profesión, muy ligada al mundo eclesiástico que de todos modos no le debía resultar demasiado lejano, ya que era carlista. Estos orígenes familiares, como en general todo aquello que se refería a Fuster como persona, al margen de la escritura, sólo puede ser seguido a través de algunas entrevistas y de indicaciones dispersas en escritos de nuestro autor.

Cursó estudios de Derecho en la Universidad de Valencia y se licenció en 1947. Después trabajó en algunos despachos y ejerció como abogado unos pocos años, al tiempo que se daba a conocer como poeta, ensayista y articulista, primero en la revista alicantina Verbo, de la que fue coodirector entre 1946-56, y en los diarios de Valencia Levante y Jornada. También en aquellos años (1954-1962) comenzó a colaborar con artículos eruditos en la Revista Valenciana de Filología, que dirigía Arturo Zabala. A partir de 1961 sus escritos aparecieron en periódicos barceloneses: El Correo Catalán (1961-1966), El Noticiero Universal (1967-1971),Tele/Exprés (1969-1977) y La Vanguardia (1969-1984) y, con más o menos regularidad, en algunos diarios madrileños: Informaciones, (1972-1978) El País (1979-1986) y ABC. En los diarios de Valencia quedó excluida su participación, a raíz de la publicación del libro El País Valenciano (1962), contra el que se promovió una campaña de descalificación personal y de insultos, que no tenía nada de casual, sino que estaba animada por móviles políticos.

En definitiva, a partir de un cierto momento se profesionalizó como escritor. Fue una decisión arriesgada que le marcó la vida. Otra, tan fundamental como esta, fue la de seguir viviendo en Sueca en vez de instalarse en una ciudad grande, como hacía en aquel tiempo todo el mundo que aspiraba a abrirse paso en el mundo de las letras o, en general, de la cultura.

Desde su primer libro, un poemario (Sobre Narcís), publicado en 1948, cuando tenía veintiséis años, hasta el último que se publicó con su firma, Fuster produjo una bibliografía muy extensa. Hay guías de viaje, dietarios, comentarios sobre fiestas populares, ediciones de autores antiguos y modernos, reflexiones sobre el arte contemporáneo, estudios sobre literatura, colecciones de adagios, prólogos a todo tipo de libros, incursiones en el comentario político, alguna biografía, recopilaciones de lírica propia y ajena, antologías, notas eruditas, visiones ensayísticas de gran aliento … Hay de todo, en los miles de páginas que Fuster publicó y de las que, hasta ahora, sus Obras Completas, en curso desde 1968, sólo recogen una parte medianamente significativa.

Joan Fuster fue ensayista, historiador, crítico literario y poeta. Intelectual autodidacto con proyección histórica, se compromete con su país y su tiempo. De su obra, prolífica y variada en temas, destaca por su trascendencia el ensayo político Nosaltres, els valencians (1962), premio Lletra d’Or 1963, que es un revulsivo en la sociedad valenciana del momento. Estudia la obra de Ausiàs March, San Vicent Ferrer, Salvador Espriu y Josep Pla, entre otros. Estructura una coherente y documentada teoría de la historia de los Países Catalanes. Es distinguido, entre otros galardones, con el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes (1975) y la Medalla d’Or de la Generalitat de Catalunya (1983). A título póstumo, el Consell de la Generalitat Valenciana titulada por el President Joan Lerma le concede la Alta Distinció al Mèrit Cultural.

Fue presidente de la Associació d’Escriptors en Llengua Catalana (1987-1991).

Murió en su ciudad natal y en su casa como fue su voluntad, rodeado de los suyos y recibiendo el respeto de todos.